12.9.05

Tierra Húmeda

En verdad el temperamento patriótico-festivo no lo tengo desarrollado. La cueca me parece un baile monstruosamente espasmódico, no elevo volantines y la única vez que asistí a la Parada Militar me quedé dormido en la cuneta ante el letárgico paso de las tropas (y eso que estaba trabajando). Septiembre pasaría como cualquier otro mes en el calendario de no ser por la insólita cantidad de cumpleaños y afines que se me apilan en este mes: siete festejos en total. Y, claro, por el ansiado inicio -y término- de la temporada de digüeñes. “¿Pero qué chucha es un digüeñe?”, se inquirirán. Pues esto:

Franja cultural: el digüeñe es un hongo comestible que crece en la precordillera del Bío Bío justo antes de la llegada de la primavera. Se come en ensalada con cilantro y vinagre, o bien frito y salpimentado. Estas bolitas albinaranjas de sabor inexplicable y textura viscosa aparecen espontáneamente entre las ramas de los árboles llamados hualles (en ciertos pueblos del sur a los borrachos catetes les dicen ‘digüeñes’ porque para sacarlos hay que darles un par de palos). Ya en octubre es imposible encontrarlos.

Es muy difícil obtener digüeñes en Santiago: si no fuera por mi mamá y su infinita red de contactos simplemente me habría olvidado de ellos. Grande mi madre: soy un mamón y lo admito.

Viví mi infancia en el campo, al interior de Mulchén, solo junto a mis papás, mi hermana, varios perros, aves de corral, vacas, ovejas y un caballo. Las cajas de digüeñes representan recuperar momentos perdidos, recordar casi de milagro un sabor que estoy olvidando a medida que me hago cada vez más huevón. Algunos critican la nostalgia per se, como si uno extrañara a la vieja de mierda, las camisas rosadas o El Festival de la Una. No pues, las pelotas, no es eso. Lo que echo de menos es la felicidad plena de mi niñez, nada más. Me pasa cada vez que huelo tierra húmeda, veo un capítulo de Heidi o en el cielo se divisa un ‘avión lápiz’. O a veces cuando pruebo una ensalada de tomates sacados de la mata y digo “¡chuta, éste es el sabor que tenían en realidad los tomates!”. Y, claro, cuando recuerdo a mi abuela Lucía. Ahí me voy a la cresta.

31 testimonios

Anonymous Anónimo declara...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

lun. sep. 12, 08:15:00 p. m.  
Blogger Barro declara...

Me encantan los digüeñes.

En un mundo mejor reemplazarían al pop corn en las salas de cine.

lun. sep. 12, 08:39:00 p. m.  
Blogger Gigi declara...

Jamás he probado los digueñes, y no me cabe duda que después de dos piscolas no sabría ni pronunciarlo.
Bello tu post !!, la tierra húmeda me recuerda la alegría de llegar embarrada hasta las narices de tanto jugar. El olor al aromo me recuerda mi niñez, bien citadina por lo demás
Abrazos

lun. sep. 12, 09:11:00 p. m.  
Blogger Aynna Dannan declara...

Hoy comí mis primeros digüeñes de la temporada.... por la módica de $2500 el kilo... como lo halla??
Exquisitos... como siempre, asi que vale la pena el pago.. además como dices es tan re difícil sacarlos!!!
Oiga no solo en el Bio Bio ehh... en el Cautín, en el Toltén... también...

Avise dirección postal para envio de encomineda digüeñística...jaja.
Chau

lun. sep. 12, 09:44:00 p. m.  
Blogger ornitorrevolucionario declara...

A mí los digüeñes me generan una nostalgia transexistencial: me siento parte de esa historia de la familia que para ti es recuerdo vivo; perros, vacas, caballo, casa de campo... hermoso post.

¿Se dice "digüeñ" o "digüeñe"? (por favor, no responder a esto... pero pobre "ñ").

lun. sep. 12, 10:01:00 p. m.  
Blogger Felipeiglesias.cl declara...

Siempre pensé que los Digüeñes eran algún testículo de animal que las viejas comían en la feria.

Saludos!

mar. sep. 13, 12:10:00 a. m.  
Blogger Verónica Reyes Serra declara...

El olor a tierra húmeda me recuerda mis veranos de infancia, los años 80... cuando no había tv cable e internet sólo podía ser imaginado a través de una novela futurista.

Yo tampoco soy muy adicta a la chilenidad, pero aún así te deseo un buen 18.

Me gusto el comment que dejaste. Se agradece su visita y se espera la próxima.

Saludos desde Conce!

mar. sep. 13, 05:43:00 a. m.  
Anonymous Cecilia declara...

Comparto con Aynna eso de la extensión de los digüeñes. Mi mamá es de Valdivia y siente la misma nostalgia respecto a estos hongos.
Una vez los probé, pero creo que sólo estaban cocidos, ninguna preparación, por lo tanto no me cautivaron.
Es dificil de encontrarlos, pero lo he visto un par de veces en la feria o en unos puestos ... como el que se pone a la salida del metro baquedano (por Vicuña), que también le hace a las castañas.
Saludos

mar. sep. 13, 08:29:00 a. m.  
Blogger maca Dust Star! declara...

yo no los conocia hasta que llegue a vivir a Pucon aca llega una fecha en que todo el mundo sale en busca de estos preciados tesoros comestibles y ya bien se que parece que en SCL valen oro!!
la primera vez que los comi no me gustaron pero les tome fotos porque me parecieron extraños y pense!! guacala y esto se come ?? wakalaaa!!
luego me anime y mastique uno era como un poco gomoso no se son son de todo mi agrado pero ay que probar de todo!
saludos

mar. sep. 13, 09:26:00 a. m.  
Blogger J. declara...

Sin querer has hecho un post super patriota y ad hoc a las festividades... feliz 18!

:D

Slds

mar. sep. 13, 09:30:00 a. m.  
Blogger marcela paz declara...

no hay cómo una ensalada de tomates con el verdadero gusto a tomates, y luego con un pedazo de pan sacar el jugo que queda en el plato.
quiero eso de nuevo.

mar. sep. 13, 10:33:00 a. m.  
Blogger mozuela declara...

Hola victima de la gravedad!!
La descripcion del tal digueñe me hizo recordar que yo tambien los habìa comido. (Pensar que me estaba comiendo esas bolas sin siquiera saber como se llamaban...)

mar. sep. 13, 10:37:00 a. m.  
Blogger Distemper declara...

Míralo, eh, no esperaba que tantos conocieran esta delicatessen de nuestro sur profundo. Tomaré debido apunte del dato de Cecilia, en una de esas tengo un dealer de digüeñes al lado del trabajo y no cachaba. Me habían dicho que existían digüeñes más al norte de Bío Bío (Ñuble) y al sur (Malleco y Cautín), pero no tenía idea que llegaban hasta Valdivia. Sospecho que con la omnipresencia de las forestales son cada vez más escasos, porque claramente estos hongos no salen en el pino radiata. Si la oferta de encomienda es seria, la agradecería con todo mi cucharón.

A mí también el olor a aromo me recuerda la infancia, claro, toda la casa en Mulchén estaba rodeada de aromos. El sábado mi abuelo me mostró una grabación en cine que hizo alrededor del '77 en el campo y que estuvo perdida por décadas. Aparecemos mi hermana y yo súper chicos (yo con un short apretadísimo, qué ridículo): casi me saltaron las lágrimas de emoción. Ojalá aparezcan más porque son un tesoro.

(Qué lata: aparecieron los comentarios spam por acá, parece que voy a tener que poner el sistema de verificación si siguen).

Muchos saludos a todos.-

mar. sep. 13, 11:05:00 a. m.  
Blogger Nadia declara...

Nostalgia pura, eh? he visto los digüeñes, pero aún no los he probado.
Respecto al 18, se vienen los post alusivos, críticos, o aquellos que lo pasen por alto... según el blogger, claro.

mar. sep. 13, 12:29:00 p. m.  
Blogger Emilio declara...

Debo reconocer que no soy un fans de los digueñes. Los comí el año pasado y sus sustancia chiclosa e inflada me dieron como la sensación de haber comido un delicado plumavit sureño. Sin embargo, también debo reconocer que los tomates de supermercado saben a nada. Eso, nada.

mar. sep. 13, 05:54:00 p. m.  
Blogger TiNO RO declara...

Nunca he probado los digüeñes, pero apenas los pueda probar lo haré, ya que tu post me abrió el apetito.
Bueno yendo pa'otro lado... yo en septiembre me acuerdo de mi abuela Alicia y también me voy a la cresta.

Saludos,
Tino RO.

mar. sep. 13, 06:08:00 p. m.  
Blogger Pablillous declara...

nunca he probado los digueñes pero mi papa hablaba harto de ellos...
de la nostalgia...me gustaba recoger moras en el campo y ..candy...

mar. sep. 13, 09:47:00 p. m.  
Anonymous RAM declara...

Estimado Dis
Como de costumbre su comentario me tocó, pero desde el punto de vista dramático le falta un descenlace. Es decir: ud. introdujo bien el tema, dio el primer giro (los digüeñes) y luego el segundo (las remembranzas), pero todo quedó ahí.
No se pase este comentario por la raja. Le pido humildemente que reconsidere su post y le agregue una coda a la altura del resto.
Atte.
RAM

mié. sep. 14, 12:52:00 a. m.  
Anonymous El bueno de Marx declara...

Buenos son los digüeñes pero mejores son los changles. Se recomienda comer salteados o al wok, es decir tal cual como se preparan los champiñones. El sur de Chile es de una generosidad infinita.

mié. sep. 14, 10:05:00 a. m.  
Blogger Distemper declara...

¿Changles? Me declaro absolutamente ignorante. Exijo degustación. Y recomiendo que quienes no conocen estos manjares les den una oportunidad. Si al final uno gasta los mismos $2.500 en un whopper... Por cierto, fritos -con una pizca de merkén- los digüeñes tienen un sabor totalmente distinto a crudos en ensalda.

Mr. Ram: al contrario, considero que este post está redondito, de hecho procedo a tirarme flores y creo que el final es muy bonito, me salió de chiripazo y expresa más de lo que quería decir cuando comencé a escribirlo. Y esto es: uno puede acostumbrirse a convivir bien con la melancolía; lo difícil es habituarse a vivir con la eterna ausencia de las personas a las que amaste, como mi querida abuela.

Eso, saludos.-

mié. sep. 14, 10:33:00 a. m.  
Blogger Karina declara...

Hola yo soy de Temuco (IX region)
y he tenido la suerte de salir todos los años en estas fechas a buscar digueñes, también he comido changles (jajaj comemos cada cosa, pero todo natural)
Han comido Nalcas, son unas varas que se pelan y se comen con sal, son ácidas.

mié. sep. 14, 11:17:00 a. m.  
Blogger Carly declara...

Nunca he probado un digüeñe...debo reconocerlo.

Es verdad que sept es mes de cumpleaños (yo también nací este mes jeje)...

Oye, la verdad es que todos recordamoscon nostalgia los años de la niñez...yo añoro correr con los perros por la parcela donde vivía, salir a andar en bicicleta, subirme a los {arboles a imaginarme que era un mono, un fugitivo de la justicia o simplemente que estaba atrapada y me tenían que rescatar....además de los petardos que siempre reventaba...y que una vez casi quema mi pie por reventarlos con hawaianas...ay que tiempos...

Besotes1

mié. sep. 14, 11:40:00 a. m.  
Blogger Srta. Lee declara...

Digüeñes, eh?..mish...todos los días se aprende algo nuevo.
Me gustan los champignones salteados... podré usar esos honguitos?

Saludillos!

mié. sep. 14, 01:49:00 p. m.  
Blogger Nadiezhda declara...

Alguna vez probé los digue...cuánto? en conce...la verdad es que no recuerdo el sabor.
Qué hacer sino sumirse en el festejo patriotero en estas fechas??
ya veré dónde termino, espero encontrar algo que no le lleve cueca y sound.
Saludos

mié. sep. 14, 07:15:00 p. m.  
Blogger Marce Infante declara...

Yo conoci los digueñes. Hace unos años, y justo en las fiestas patrias. Me fui con mi amiga Rulo al sur, a Los Angeles y ahi los probe.
Y yo que saboreaba y saboreaba esos ¿frutos? tan extraños y me explicaban que eran y me miraban como te miran las personas que viven con otro ritmo no mas la vida.
Y me gustaron.
Celebro tu ensalada de digueñes (ñom ñom).
Cariños a la lucecita
Saludos a la abuela Lucia que estara por ahi soplandote al oido.
Besos...

jue. sep. 15, 01:22:00 a. m.  
Blogger fabiola declara...

en setas, no hay como los rovellones: en especial los catalanes, no los franceses. Aquí se comen con un poco de ajo picado, a la plancha, a la barbacoa si el posible, aliñados con chorros de aceite de oliva virgen y perejil (a estos mermes les parece "fuerte" el sabor del cilantro)

Fijate que el otro día, tambien lluvioso, me acordé de los inviernos en casa de mi abuelo, en Peñablanca... Siempre se me cae el moco. Justo ahora, que mi abuela Ana ya va para el año de que se ha muerto. La memoria es algo que deberíamos olvidar por nuestro bien. Duele un montón a veces. Es como saber que vas quedando solo. en esos días, puedo cruzar la calle, entrar al bosque y buscar rovellones. Así se pasan las penas y se olvida sin alcohol.

jue. sep. 15, 06:37:00 a. m.  
Blogger Distemper declara...

Mi santa madre me acaba de llamar porque ha recibido un nuevo cargamento de 'diñigües' (como les llama Paula Servilleta). Una de las características curiosas de estos honguitos es que son súper inestables, con suerte duran 3 o 4 días en el refrigerador: una vez que llegan -luego de un acalorado viaje en la maleta de un bus- hay que comenzar a comérselos de inmediato. Mmmh, se me hace agua la boca.

Respecto a lo que dice Fabiola, es verdad, en España conseguir cilantro es una odisea, mi hermana se tuvo que llevar semillas en el bolsillo para poder plantar. No les gusta el sabor, parece, y sólo se encuentran unas matitas todas piñuflas de 'culantro' en algunos supermercados de barrios peruanos (al menos en Madrid).

Muchas gracias por sus recuerdos, esa era la idea.-

jue. sep. 15, 10:42:00 a. m.  
Anonymous servilleta (con casi blog a la espera del template de Tris-Lilly White) declara...

Bueno, no sólo la dislexia con el nombre. Resulta q mi comprensión de lectura fue pésima, pq el famoso diñigüe (hongo alucinógeno), no es una fruta como pensé por la foto, si no q se encuentra "a la orilla del camino" (sentado en un ...)

Es q estoy perdida pq en la foto parecen higos.

Es un hongo q se arrima a los árboles? Si es así, bien patudos los diñigües.

jue. sep. 15, 12:59:00 p. m.  
Blogger Moira declara...

Cambio de casa. Plís déjame como "Moira"...

Un beso

jue. sep. 15, 04:24:00 p. m.  
Blogger Mauricio Rebolledo declara...

Realmente apetitosos los "digueñes"...bravo gueñi.
Atte.

jue. dic. 22, 10:52:00 p. m.  
Anonymous Anónimo declara...

Hola, llegue aqui buscando algo sobre los changles y como hacer conservas. El cuento es corto, ayer salimos con mis hijos y los hijos de unos amigos y ellos y otros mas anuscar changles en el bosque. Increible. Justo ahora los cocino para continuar con el goce de esta vida sureña.

sáb. may. 02, 12:41:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home